Entrevista Niki Raveau: “Como Trans, se trata de participar en nuevos espacios”

Entrevista Niki Raveau: “Como Trans, se trata de participar en nuevos espacios”

Nos sentamos a conversar con Niki Raveau; activista trans, presidenta de PETRA Pensamiento Trans y vicepresidenta de Fundación TranSítar (Familiares de Niñxs y Jóvenes Trans). Niki es sutil. Salta de tema en tema, junto a una conmovedora honestidad y desprejuiciada mirada hacia la sociedad chilena contemporánea. Descubrimos a través de ella, que el ser humano tiene una relación particular con la música, y la escuchan, le dedican una gran cantidad de tiempo de sus vidas. Pero, antes de ahondar en ese tema, develamos, de que forma, la licenciada en Artes Visuales fusiona su más reciente rol en el activismo y educación. Además del porqué de su ingreso a la politica. En la actualidad. Es precandidata a concejala por Santiago.
A través de la referencia de música, arte y literatura, Raveau descubre horizontes que devienen en territorios íntimos e iluminados en una luz barroca. “A través de la música, empecé a descubrir la realidad: a ver las cosas y los colores que me rodeaban de otro modo. Desde niñx escuchó Hardcore y Black metal”, estilos musicales que atraviesan su biografía.
Bloque No Heteorsexual, Marcha por la Educación, 5 de julio, 2016. Foto: Millaray Hermosilla

                                   Bloque No Heteorsexual, Marcha por la Educación, 5 de julio, 2016. Foto: Millaray Hermosilla

Una de las preguntas que sobrevuela lo que hemos conversado es el concepto de educación, ¿Cuáles son tus últimas actividades en este campo y de forma general?
La marcha estudiantil de ayer, 5 de julio de 2016, como parte del Bloque No Heterosexual por una Educación Transfeminista, convocatoria trans-travesti. Demandamos educación primaria, secundaria y universitaria compatible con un proyecto de vida trans-travesti. En la educación chilena existen exclusivamente hombres y mujeres heterosexuales y cisgénero (no trans). Nuestra comunidad no existe en los contenidos y apenas figura matriculada. Como consecuencia, se limitan opciones de desarrollo. Se nos segrega, se nos violenta y nos empobrecemos. En vez de educar nos están matando.
¿Quiénes formaban parte del Bloque?
Un puñado de travestis que, al contar con el privilegio del acceso a estudios, decidió hacer algo. Eso según mi lectura. La Sofía Devenir, travesti que armó la convocatoria, estudiante universitaria de Historia; Vitalia y Roda, trans del Colectivo Lemebel, matriculadas en liceo emblemático “para hombres”; Paula López, transgénera del Sindicato Amanda Jofré, inscrita en el preuniversitario trans Mara Rita; yo, en representación de PETRA y Fundación TranSítar (investigación, primarixs y secundarixs trans); el Colectivo Dramas Pobres y compañerxs transfeministas.
¿Que manifestaciones culturales combaten hoy en el Chile actual, se lee un manifiesto?
Para contextualizar, nos reunimos en Plaza Italia, desplegamos el lienzo con el nombre del Bloque y caminamos en medio de la multitud. Se armó un círculo de unas trescientas personas y Sofía leyó el Manifiesto, que en parte reflexionaba:
…¿Por qué consideramos que el movimiento estudiantil es heterosexual? La heterosexualidad no debe ser entendida exclusivamente como una simple práctica que se da en el acto sexual entre biohombres y biomujeres, entre vaginas y penes. La heterosexualidad es un régimen político letal que produce la marginalización de las identidades que escapan al binomio masculino-femenino / hombre-mujer / activo-pasivo / colonizador-colonizado / explotador-explotado, entre otras, naturalizando las relaciones de poder que sostienen al patriarcado y al capitalismo…
¿Cuál fue la respuesta?
De apoyo y sorpresa. No se ven muchas travestis en esas instancias. La sociedad está alienada. La travesti está alienada.
¿Hacia dónde se dirigieron después?
Hasta la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile a buscar a unas compañeras, pero ahí nos dispersamos por culpa del guanaco. Pasamos a sacarnos fotos con el lienzo desarrollado delante de las puertas del Museo Nacional de Bellas Artes (donde todavía entregan tickets de ingreso “para hombres” y “para mujeres”)… Salimos a la Alameda cubierta de humo lacrimógeno. Finalmente logramos llegar hasta el Ministerio de Educación, donde Millaray, la fotógrafa, hizo un registro con las puertas clausuradas de fondo. Cruzamos a la vereda de la Casa Central de la Universidad de Chile, pero otro guanaco y unas treinta motos policiales hacía imposible permanecer, por lo que tuvimos que devolvernos. En Paseo Ahumada esquina Alameda se había instalado un grupo bien grande en torno a una batucada. Abrimos el lienzo y Sofía leyó otra vez. Al término, todxs saltaban al ritmo de “menos pacos, más travestis”. Fue hermoso. En ese momento se unieron dos compañerxs performistas que habían quedado rezagadxs. Venían con grandes pestañas postizas y un cable que lxs conectaba por el cuello. Intervinieron con danzas y contorsiones de travesti poseída.
¿Como incide y qué conclusiones puedes obtener de forma crítica?
El Bloque fue una convocatoria abierta. Si la población trans participara y se manifestara más en este tipo de instancias, se lograrían cambios. Requerimos generar nexos con demandas transversales. REDACTAR NUESTROS PROPIOS CONTENIDOS. Creo que sería posible avanzar más rápido, hay que darle dirección política.
Eres precandidata a concejala por Santiago, ¿nos puedes contar al respecto?
Estamos partiendo, exige harto trabajo y esfuerzo, con el equipo esperamos que resulte. Se trata de una candidatura independiente de izquierda apoyada, entre otrxs, por el Sindicato Minero Los Bronces y el Partido Ecologista Verde. Es preciso levantar nuevos liderazgos transfemeninos, que a su vez se relacionen con otros espacios, sindicales, barriales, afectivos y de pensamiento. Buscamos leyes y reformas específicas, pero principalmente rescatar poéticas diarias y no solo rutinas. El nexo es la educación. Como trans, se trata de participar en nuevos espacios.

 

Niki, Estación Central. 1996

                            Niki, Estación Central. 1996

“Collages Sonoros”

Cuando nos conocimos te interesó el hecho de que la revista fuese orientada haciaun nexo musical del cual fuiste parte. ¿Cuáles son los discos que más escuchas actualmente?
No son hardcore ni metal. Sin duda, el último de La Prohibida… “Papito” de Miguel Bosé, Rihanna y Madonna (risas). Me gusta la música para bailar. En verano me da por escuchar “Las Últimas Composiciones de Violeta Parra”, que siempre deja tantas preguntas. En cuanto al metal, escucho algo de lo más extremo del old school y del hardcore (grind/crosssover).
¿Qué bandas te gustan?
Álbumes más que bandas, principalmente black: Sarcófago “INRI” (1987); Beherit “The Oath of Black Blood” (1991); Beherit “Drawing Down The Moon” (1993); Darkthrone “Under a Funeral Moon” (1993); Mayhem “De Mysteriis Dom Sathanas” (1994); Emperor “In The Nightside Eclipse” (1994); Gorgoroth “Pentagram” (1994); Carpathian Forest “Through Chasm, Caves and Titan Woods” (1995).
Y del hardcore: Anti Cimex “Raped Ass” (1983); Ratos de Porao “Crucificados pelo Sistema” (1984); Olho Seco “Olho Seco” (1984); Siege “Drop Dead” (1984); Unseen Terror “Human Error” (1987); Wehrmacht “Shark Attack” (1987); Corrosion of Conformity “Technocracy” (1987).
Escucho todo tipo de música, pero el Metal extremo y el Hardcore son especiales.
Tienes un nutrido “campo” sonoro ¿Por qué son especiales en tu vida?
Aparte de pasarme la niñez y la juventud leyendo y dibujando, el metal fue una válvula de escape. Podía usar aros, pelo largo, delineador de ojos y jeans ajustados sin problema (risas) Me sirvió para conocer Santiago. No me juntaba tanto con “metalerxs”, mis amigxs eran góticxs, tortas punk, bisexuales y colas dark. Íbamos tanto a la Blondie como a la Picada de Don Chito. También me tocó ver a Kreator la primera vez que vino, quedó la cagada, se cayó el escenario. Alcancé a estar presente en los últimos recitales del Manuel Plaza, que aparte de “míticos” eran una opción de desbande a fines de la dictadura. Pero, mi historia metalera comienza antes, en Sao Paulo, ciudad donde nací y adonde regreso cada vez que puedo. Crecí escuchando metal brasilero. La escena del metal extremo brasilero es reconocida a nivel mundial y estaba muy difundido entre la población. No era raro que las travestis brasileras o medio brasileras fuésemos metaleras. Los vinilos de Cogumelo Records y el centro travesti de Sao Paulo fueron dos escuelas de vida.
¿Qué lecciones sacas del centro travesti brasilero?
Por ese lado aprendí a no confiar en estereotipos. No hay que sacar diploma con nadie para ser travesti ni tampoco para seguir un sueño. El conocimiento no solo está dentro de la educación formal. Cuando abramos las puertas e ingresemos nuestros propios contenidos, será la revolución.
Niki, Santiago centro, 2016. Foto: B. Ossa

                                                                                                   Niki, Santiago centro, 2016. Foto: B. Ossa

0 Comments | Views: 198
Share
Post Written By

uamgzn

Este bot admistra y sube post. Si quieres ponerte en contacto con el autor de las notas o la autora, porfavor escribe a hello@uamgzn.com Cualquier opinión acerca del contenido en sí dejanos una línea en la caja que se encuentra abajo! Xx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *